Tú y tu casa
Tú y tu casa

Tú y tu casa

Dios tiene muchas promesas y una de ellas es que tú y tu casa serán salvos. ¿Lo crees? 

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.

Hechos 16:31-32 (RVR 1960)

El apóstol Pablo y Silas fueron arrestados por liberar a una muchacha de una posesión demoniaca, los que lucraban con ella los acusaron ante los magistrados y se ordenó que los azotaran y luego que sean encarcelados con máxima seguridad. 

Ahí en la cárcel, Pablo y Silas, a la media noche cantaban himnos a Dios con gozo. De repente las cadenas de los presos se soltaron. El guardia tuvo gran temor porque creyó que los prisioneros huirían, pero no fue así. 

El carcelero tuvo tal impacto al verlos, sin cadenas y cantando con gozo, que el temor que tenía antes se volvió en reverencia pura a su fe. 

¿Es así nuestra fe? ¿Tanto que los demás desean tener lo mismo que nosotros tenemos, a Jesús en nuestra vida?

Tú y tu casa serán salvos

La salvación la hemos recibido por pura fe y gracia, además que es la voluntad de Dios que todos procedan al arrepentimiento.

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

2 Pedro 3:9 (RVR 1960)

Tú y tu casa serán salvos por escuchar la Palabra de Dios, porque, así como tú confiaste y creíste en Jesús, los tuyos lo harán. Por eso no debemos dejar de transmitir su amor en nuestro hogar con Palabra, oración y ejemplo.

Si aún tu familia no conoce a Jesús como Salvador, mantente firme en tu oración por esta causa y, además, esfuérzate por ser ejemplo del amor, perdón y la misericordia que has recibido de Dios. 

Oración del día

Padre, gracias por salvarme, hoy te pido por aquellos seres queridos que aún no te conocen, oro para que ellos lleguen a tus pies y conozcan de tu amor y perdón. 

Ayúdame a ser luz en mi casa y donde me encuentre, que tu Espíritu Santo transforme mi vida para tu gloria Dios. 

Gracias Papito por mi familia y por tu salvación, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

Tú y tu casa pueden ser salvos, ¿lo crees? ¿cómo presentas o presentarías a tus seres queridos el evangelio de salvación? 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Nadie hará tu parte

La prédica no termina en la reunión donde se la hace, ni es responsabilidad de sólo una persona, requiere que todos hagamos nuestra parte para que esté completa.

No te desgastes discutiendo

A veces podemos enfrascarnos en discusiones que solamente lastiman y no llevan a nada, por eso, no te desgastes discutiendo, actúa sabiamente.

No hay que hacer cita previa

Sabiendo que Dios siempre está presente, recuerda que no tienes que hacer cita con Él para hablarle porque siempre estará disponible para ti.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

3

Deja un comentario