Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Andar por la vida buscando agradar a las personas en todo momento quizá sea un poco complicado y justamente eso puede atraer enemigos a lo largo del camino. Hoy nos preguntamos cómo tratar a esos enemigos según la Biblia y de qué manera se logra ignorar ciertas acusaciones que entristecen a nuestro corazón.

Para iniciar es muy importante entender que como seres humanos nos vamos a ver enfrentados a lo largo de toda la vida a distintos entornos que saquen a la luz algunas de las inconformidades de las personas a causa de lo que cargamos de parte de Dios.

¿Qué hacer con los enemigos?

Desde nuestro crecimiento y desarrollo como personas debemos hacerle frente a las envidias, las acusaciones, los juicios y otras situaciones que harán de nosotros personas maduras, para así saber tratar a nuestros enemigos según la Biblia.

Supimos qué fue tener enemigos en diferentes etapas de la vida.

  • Cuando fuimos niños, nos envidiaron por nuestros juguetes; y tal vez porque no tuvimos ganas de compartirlos con los demás, atrajimos enemigos.
  • Luego fuimos adolescentes o jóvenes, y por ser populares en la escuela, por ser inteligentes o talentosos generamos rencillas con los demás, y sin darnos cuenta volvimos a tener enemigos.
  • En la adultez también vivimos un exhausto camino de vituperación y burlas que nos hicieron las personas a quienes no les agradamos, y así volvemos a tener enemigos.
  • En el trabajo, tuvimos enemigos por ser más eficiente y amado por los demás.
  • Con la familia tenemos enemigos por los dones o gran capacidad de llegar mucho más lejos.
  • En la iglesia, por el servicio y entrega al Señor.

¡Qué difícil es para nosotros responder con bien a un mal!; pero la Biblia es muy clara cuando nos enseña el amor, el perdón y el trato que debemos tener por aquellos que se han convertido en nuestros enemigos.

Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos.

Mateo 5: 44-45 (Reina Valera 1960)
Recordemos que Dios también ama a nuestros enemigos.

8 consejos para tratar a tus enemigos

  • Cree lo que Dios dice de ti y no a tus enemigos.
  • Entrégales el amor que Dios te ha entregado.
  • Ora por sus corazones.
  • Trátalos con amor y compasión, pues cada uno de nosotros cargamos con luchas internas.
  • Sé misericordioso.
  • Haz por ellos lo que ellos jamás harían por ti.
  • Sé sensible con su dolor.

No es fácil dar de lo que no tienes, pero cuando entregas ese mal sentimiento por aquellos que te han hecho daño, te aseguro que el Padre tomará todo el control para honrar tu obediencia.

Quizá hoy te sientas confrontado porque no sabes cómo tratar a tus enemigos, así que cuando esto suceda recuerda, cómo Dios te ha tratado en medio de todas tus fallas y refleja lo mismo.

Dios nos ha entregado todo Su amor, misericordia y sobre todo ese hermoso perdón que aun sin merecerlo hemos recibido día a día.

Se trata de entender que nuestros enemigos —más que cualquier cosa— también son amados por Dios; y a medida que va pasando el tiempo debemos soltar para que nuestro corazón quede completamente restaurado.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Le gusta

Deja una respuesta