Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Antes de entender la gran diferencia entre las metas y las resoluciones me concentraba en establecer mis resoluciones el 1 de diciembre. Estar listo y preparado para el 1 de enero era importante ya que mi intención siempre fue cumplirlas en los primeros meses del año. No fue hasta que entendí la gran diferencia entre una y la otra que mi mentalidad cambió. Establecer resoluciones es importante, pero la gran pregunta invadió mi mente y pensamientos.

¿Qué es una resolución de Año Nuevo?

Una resolución de Año Nuevo es aquella que tu estableces con el fin de cumplirla en ese año. Las mismas también son conocidas como promesas vagas que nos hacemos sin pensarlo mucho ni comprometernos del todo.

Estas promesas que se hacen al principio de año regularmente no tienen una fecha de cumplimiento y mucho menos se pueden medir para identificar si se están cumpliendo o no. En su gran mayoría son sueños que queremos alcanzar, pero no sabemos cómo.

Las buenas resoluciones son simplemente controles que los hombres hacen en un banco donde no tienen cuenta.

Oscar Wilde

¿Qué es una meta?

Una meta es el resultado deseado que tenemos en el cual se planea y se compromete a lograr. En otras palabras es un punto final deseado ya sea a nivel personal o en cualquier otro aspecto como en el trabajo, ministerio u organización. Las metas pueden ser a corto, mediano y largo plazo. Lo importante de estas metas es que si tienen un tiempo definido y cada una de ellas tiene un tiempo de cumplimiento. Algunas no determinan una fecha de cumplimiento, pero si se determinan pasos específicos en plazos para continuar a cumplirlas.

Sin metas y planes para llegar a ellos, eres como un barco que ha zarpado sin destino.

Fitzhugh Dodson

Entonces, ¿cuál es la gran diferencia entre las metas y las resoluciones?

Desde mi punto de vista, las metas se establecen con el fin de cumplirlas y hacerlas una realidad. Las resoluciones solo te dan una idea de lo que quieres alcanzar, pero no logras establecer el cómo llegar a ella. Pensando yo, creo que es importante establecer unas metas, las llames resolución o como quieras, que sean alcanzables. Establecer una lista de resoluciones, metas, destinos —como quieras llamarle— tan larga como la lista de regalos de toda la familia será agobiante y de tan solo leerlas te darás por vencido o vencida. No es inteligente agobiarnos por estas metas que queremos lograr en los primeros 7 días del año.

¿Cómo establecer metas o resoluciones?

Debemos comenzar por lo más sencillo: establecer metas moderadas y alcanzables durante todo el año. ¿A qué me refiero con esto? En vez de ponernos una meta enorme el 1 de enero, determina si esta meta se puede lograr por pasos.

Ejemplo: En vez de decir: «Quiero adelgazar 10 kilos en enero», determina la meta final; si son 25 kilos, 5 kilos por mes. Una meta alcanzable te ayudará a seguir motivado por los próximos meses. Recuerda que, como dice el dicho, Roma no se construyó en un día.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta