Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Al decidirme a escribir sobre nuestras opciones políticas y Jesús, debo hacer dos advertencias. Primero, esta es una columna de Opinión; su fin no es declarar doctrina ni repetir consignas generalmente aceptadas en nuestro medio. En segundo lugar, lo que aquí escribo no representa necesariamente el pensamiento de CVCLAVOZ, sino que es de mi responsabilidad.

Creo que poquísimas cosas generan más rencillas entre la gente creyente que nuestras opciones políticas. Tal vez sólo la discusión sobre el aborto y otros temas de la agenda llamada “valórica” por los evangélicos supere la acidez de las diferencias.

Dicho esto, me dispongo a mi cometido de hoy: Tenemos la extraña idea de que nuestras opciones políticas son las opciones políticas de Jesús. Las nuestras; las de los otros pensamos que no lo son.

Jesús, yo creo, no tiene nuestras opciones políticas

Afirmo que nuestras opciones políticas son precisamente eso: nuestras. Somos libres, dentro de los regímenes más o menos democráticos, de tenerlas.

Pero pienso que suponer que nuestras opciones políticas son las que Jesús tiene es una pretensión peligrosa y arbitraria —especialmente si se la queremos imponer a quienes comparten nuestra fe.

Además, es inexacta. No hay ninguna manera honesta de sacar del discurso de Jesús palabras que respalden que Él es de derecha, de centro o de izquierda.

Jesús, yo creo, sí tiene opciones humanas

Si uno quiere encontrar “opciones” en el ministerio de Jesús que tengan que ver con la vida social, les propongo algunas:

  • Los pobres. No de espíritu, sino personas carentes de necesidades humanas básicas. No sólo es una opción; también los llama bienaventurados porque cuentan con la mirada preocupada de Dios y cuando pudo, les suministró lo que necesitaban.
  • Los enfermos. Una alta proporción de su ministerio fue sanar o atender a los enfermos.
  • Las marginados. Las viudas, los leprosos, los publicanos y las mujeres solas y despreciadas por el pueblo fueron parte de su atención preferencial.
  • El servicio. Varias veces que Él no había venido para ser servido sino para servir.
  • El rechazo a la lógica del poder. Increpó al régimen imperial y a la conducta de los ricos y poderosos.

Podríamos nombrar muchas otras opciones que Jesús hizo en su vida. Pero ninguna de ellas se relaciona en forma causal con nuestras opciones políticas personales.

Así que, también creo, Jesús no es de derecha, de centro o de izquierda

Identificar a Jesús con nuestras opciones políticas o con las de la oposición se acerca bastante a la transgresión de tomar el nombre de Dios en vano. Es arrogante poner en Su boca nuestro discurso político.

Las diferentes filosofías políticas son constructos humanos. Proyectos que intentan organizar a la sociedad según ciertos principios rectores. Podemos estar de acuerdo o rechazar de plano estas ideas. Pero no podemos “bautizarlas” en el nombre de Jesús. Eso se aproxima bastante a la herejía. Lo que creas o rechaces es un asunto de conciencia, no de Jesús.

No creo que estamos en libertad de igualar nuestras opciones políticas con Jesús.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta