La Biblia hace referencia a muchos temas con respecto al matrimonio. No obstante, en ninguna parte se hace una mención explícita a la soltería tal como la conocemos ahora. Pero eso no quiere decir que no tenga nada que enseñarnos con respecto a esta etapa de la vida. A continuación se encuentran tres verdades que la Biblia nos enseña acerca de la soltería:

La soltería tiene un propósito

Jeremías y Pablo fueron personajes bíblicos que permanecieron solteros. En el caso de Jeremías, nunca se casó ni tuvo hijos por mandato de Dios (Jeremías 16:2). Pablo era soltero (aunque estudiosos afirman que pudo haber sido viudo) y aconsejaba que los demás también lo fueran para servir a Dios (1 Corintios 7). En ambos casos, ellos dedicaron sus solterías al propósito que Dios les tenía preparado. En su debida época, cada quien hizo algo que revolucionó a su comunidad e impactó la vida de las personas. Esto nos enseña que la soltería tiene una razón de existir y cuando se vive el propósito de Dios, es aún mejor.

La soltería es difícil

Dios diseñó al ser humano para tener un cónyuge (Génesis 2:18). Y si bien algunas personas eligen la soltería por diversos motivos (Mateo 19:12), lo ideal es que se casen. En la Biblia hay varias razones de por qué el matrimonio es mejor en todos los sentidos. Esto significa que cuando uno es soltero le resulta más difícil hacer ciertas cosas, lo cual hace que esta etapa sea un verdadero desafío para muchos (Eclesiastés 4:9-12).

Para mayor información, leer: ¿Y si Dios quiere que sea soltero toda la vida?

La soltería no es permanente

La soltería es pasajera porque Dios diseñó al varón y a la mujer para complementarse. El tiempo en que se está soltero debe ser para superación personal en todos los ámbitos, sobre todo en el espiritual. Una comunión adecuada con Jesús es la clave para una vida plena y satisfactoria. Cuando Él no está en presente, es casi improbable que una relación amorosa sea duradera, estable y mucho menos feliz (2 Corintios 6:14). Por tal razón se debe ser paciente durante la soltería y esperar a la persona correcta que Dios ha preparado.

Te interesa:  ¡La soledad mata más que la obesidad!

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.