Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos
Las apuestas se han convertido en una forma de entretenimiento que algunos consideran sano; sin embargo, hay miles de personas que han caído en la bancarrota, depresión y lo han perdido todo debido a esta práctica.

Cuando vemos qué dice la Biblia sobre las puestas podemos entender que este tipo de juegos puede ser adictivo y peligroso, no por los juegos en sí, sino porque llevan a la adicción y ambición; los cuales afectan las finanzas y también la salud espiritual.

¿Qué dice la Biblia sobre las apuestas?

El dinero no lo es todo

De nada sirve que una persona gane todo lo que quiera en el mundo, si al fin de cuentas pierde su vida.

Marcos 8:36 (TLA)

Apostar y querer ganar dinero te lleva a creer que el dinero es lo único en la vida. No obstante, hay miles de cosas que no se pueden comprar: la salvación es una de ellas.

En la Biblia vemos que las personas que tienen al dinero como su prioridad en la vida, a menudo son incapaces de ver lo que realmente importa. Y por eso Jesús dijo que era más fácil que un camello entre en el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos (Para más información, leer ¿El dinero es la raíz de todos los males?).

El dinero es necesario, pero no es todo; y las puestas pueden llevarnos a creer lo contrario, por lo que debemos ser cuidadosos en ese aspecto.

Amar el dinero te lleva a querer más

El que ama el dinero jamás se saciará. ¡Qué locura pensar que el dinero produce felicidad!

Eclesiastés 5:10 (NBV)

Apostar te hace sentirte insatisfecho con las cosas que tienes. Si ganas una vez, querrás ganar más; y si pierdes, pensarás que la siguiente sí te irá bien. Es así como quedarás presa de las apuestas.

En Eclesiastés encontramos un pasaje muy importante que nos recuerda una cruda verdad: quien ama el dinero, nunca estará conforme. Hay estudiosos que afirman que el autor de ese libro es Salomón; y puesto que él fue el hombre más rico de la historia, entonces tenemos la seguridad de que sabía de lo que estaba hablando.

Este versículo también nos recuerda que el dinero puede suplir varias necesidades, pero no en el aspecto emocional y espiritual.

La ambición no trae felicidad

Luego miró Jesús a los que estaban allí, y les dijo: «¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz.»

Lucas 12:15 (TLA)

Jesús reafirmó lo que dice Eclesiastés 5:10 al decir que los bienes materiales no dan felicidad.

Una persona puede ganar mucho dinero y objetos a través de las apuestas, pero siempre sentirá un vacío que cree que puede llenar apostando más. No obstante, Jesús es el único que puede llenar ese vacío y dar paz que sobrepasa todo entendimiento (Juan 14:27).

Apostar puede alejarte de Dios

Vivan sin ambicionar el dinero. Más bien, confórmense con lo que ahora tienen, porque Dios ha dicho: «No te desampararé, ni te abandonaré».

Lucas 12:15 (RVC)

Apostar es amar el dinero y depender de él. Si nuestra confianza está en las riquezas, entonces no estamos viendo a Dios como el Señor de nuestra vida.

Dios prometió estar con nosotros y no abandonarnos, sin importar lo que ocurra a nuestro alrededor. Y si tenemos la costumbre de apostar es porque creemos que de allí viene nuestro sustento.

Hay muchas bendiciones y regalos de parte de Dios que podemos perdernos si amamos al dinero más que a Dios; por tal razón es mejor darle el lugar que le corresponde y permitir que Él sea el dueño de nuestra vida.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta