Agradece siempre, en lo bueno y lo malo

Agradece siempre, en lo bueno y lo malo

El agradecimiento siempre debe estar presente en nuestras vidas. El hecho de que algo no nos agrade, nos duela o no sea como esperamos, no es motivo para olvidar todo lo bueno que recibimos del Señor.

En lo bueno y en lo malo

Cuentan que en el tiempo de la esclavitud existió un esclavo llamado Longman que llegó a ser un reconocido escritor.

Recordando su antigua vida, contaba que su amo, que siempre lo había tratado muy bien, un día le dio un melón de tipo amargo por error. Cuando se dio cuenta le preguntó:

  • ¿Cómo has podido comerte esa fruta tan nauseabunda?
  • He recibido muchas cosas buenas de ti, mi amo, ¿no debería admitir también lo amargo de tus manos?

Esta respuesta complació tanto a su amo que recompensó a Longman otorgándole la libertad, lo que le permitió dedicarse desde entonces a sus dotes literarios.

Las amargas pruebas

A nadie le gusta pasar por las pruebas, peor aquellas que son duras y que pueden amargarnos la vida. Sin embargo, aun en esas circunstancias Dios sigue estando en control y sigue siendo Dios.

Que las cosas no sean como queremos, no significa que Dios nos ha olvidado, pero a veces, somos nosotros quienes lo olvidamos cuando su respuesta es contraria a nuestros deseos.

Siendo honesto contigo mismo, cuando pasas por pruebas, ¿dejas de alabar y agradecer a Dios? Si es así deberías reflexionar y traer a la memoria aquellas cosas buenas que el Señor te dio aún sin merecerlas.

¡Gracias Señor!

Nuestra fe en Dios no puede depender de cómo nos va o si recibimos respuesta favorable a nuestras peticiones.

A muchas personas se les olvida quién es Dios y piensan que solamente está para complacerlos o para salvarlos de algún apuro; entonces, su fe se vuelve solamente circunstancial. No seas de esas personas y vive todos los días agradecido porque aunque las circunstancias no sean de tu agrado, Dios tiene un plan para tu vida y todo obra para bien.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:28 (RVR1960).

El agradecimiento de Longman, su actitud, le dio la libertad que tanto anhelaba. Detrás de las circunstancias adversas o de una negativa a tu petición puede haber una gran bendición para tu vida, por eso, sé agradecido siempre porque, aunque no nos guste,  las pruebas nos preparan y nos hacen crecer.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Su grande misericordia nos hizo renacer

Dios nos hizo renacer para darnos una herencia incorruptible y que no perece, ¡cuan agradecidos debemos estar por su infinito amor!

Tenemos dos clases de entendimiento

Hay dos tipos de conocimiento, el espiritual y el del mundo. Mucha gente se enfoca en desarrollar el conocimiento humano, pero nosotros debemos desarrollar más el espiritual.

Sus tiempos, no los nuestros

Nos gusta que las cosas sucedan cuando nosotros queremos, en el momento que planeamos, y olvidamos que los Sus tiempos son mejores que los nuestros.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario