Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
En el programa Uno nunca sabe, la licenciada Débora Pedace trajo un tema que, hoy más que nunca, se ha asentado y se encuentra vigente en todas partes del mundo: nos referimos al conocido síndrome FOMO.

Descubramos qué es el síndrome FOMO, cuáles son sus características, cómo evitarlo y, si lo estás padeciendo, cómo desarrollar estrategias que te permitan librarte de él.

¿Qué es el síndrome FOMO?

Comencemos por el principio, el síndrome FOMO ¿Lo has oído nombrar? Significa: Fear Of Missing Out, en inglés y se refiere al miedo a perderse de algo. Es un miedo irracional a perderse un acontecimiento emocionante e interesante y va acompañado por un sentimiento de que los demás tienen una vida mucho mejor y más placentera que la propia.

Con este término se asocia la necesidad permanente de estar conectado de forma digital. Muchos profesionales están tratando este tema en pacientes que llegan desbordados por no poder quedar afuera y lo enmarcan como un trastorno consecuencia del nuevo milenio, gracias al avance de la tecnología y de la cantidad de opciones que esta nos ofrece, pero en realidad este término es más antiguo.

El miedo a desaprovechar la vida, a dejar pasar oportunidades o a tomar decisiones erróneas son cosas a las que el ser humano siempre estuvo expuesto. Las redes sociales han magnificado el problema y le han puesto nombre a algo que ya era conocido desde mucho antes.

Para descartar dudas, FOMO no es una enfermedad psiquiátrica que debe tratarse, pero sí puede desencadenar en comportamientos no funcionales o enfermizos con consecuencias que pueden dañar nuestra salud.

Es importante tener en cuenta que, además de la cantidad de horas excesivas que las personas pasan en las redes sociales, este miedo también trae consigo efectos psicológicos y físicos que pueden ser negativos, como:

  • problemas de concentración,
  • estado de ánimo depresivo,
  • ansiedad,
  • inquietud,
  • estrés,
  • problemas en el sueño
  • y molestias psicosomáticas como dolores de cabeza, sudoración, problemas estomacales, etc.

¿Cómo generar nuevas estrategias para evitarlo o vencerlo?

No siempre es necesario recurrir a la ayuda psicológica cuando se aprecian síntomas de FOMO. En muchos casos, el miedo se puede controlar con algunos métodos sencillos; por ejemplo:

  • Desconéctate totalmente del teléfono.
  • Acepta que no vas a poder cubrir todas tus necesidades o deseos.
  • Ten tu diario de agradecimiento, ser agradecido te hará mas feliz.
  • Presta atención al presente, en lo que estás viviendo hoy; y deja de lado fracasos del pasado o escenarios negativos que aun no llegaron.
  • Da tiempo a tus amistades reales, organiza tiempo para pasar con personas en forma presencial.

Es fundamental que tomemos en cuenta las herramientas que compartimos hace un momento y también que seamos adultos responsables e intencionales a la hora de modificar conductas que puedan dañar nuestra salud mental.

Por eso te invitamos a que cambies el FOMO por el JOMO (Joy Of Missing Out) que significa la alegría de perderse de algo. Este concepto hace referencia justamente a lo contrario del miedo a perderse de algo. Son personas que se concentran en vivir su propia vida en lugar de compararse con los demás. ¡Disfrutan del momento, de contemplar su vida y dejan de lado la vida de las otras personas!


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta